Pintoresco y llamativo, elegante y seductor

Nunca olvidaré el primer huipil que vi en mi vida, me lo enseñó mi madre, quien nació en Juchitán, Oaxaca. Era un huipil precioso de Tehuana, con coloridas y hermosas flores bordadas a mano, quizás ese fue el momento exacto que marcó mi gusto por los bordados y textiles artesanales. Le debo tanto a mi […]

Leer Más